Ir al contenido principal

A abad sin ciencia y sin conciencia, no le salva la inocencia.

A abad sin ciencia y sin conciencia, no le salva la inocencia.
    • MCarmen Calderón Berrocal Podemos jugar, siempre que lo encontremos. La bolsa de los refranes era el título de un programa que había en la tele cuando yo era chica y me gustaba muchísimo, no recuerdo quien lo presentaba pero era académico y no me lo perdía nunca.

    • MCarmen Calderón Berrocal A este podría irle bien uno que dice así: "El hábito no hace al monge", aunque también se utiliza su mensamiento contrario: "El hábito hace al monje"; y realmente tanta razón lleva uno como otro. El hábito condiciona pero no es una condición sine qua non para ser lo que se es. Pero este del abad, es parecido a el desconocimiento del delito no exime de la culpa.
    • Llucià Pou Sabaté Cuando fui al Rocío me dispuse a celebrar Misa (hará unos 10 años), y el santero me dijo que estaba muy contento de verme, que apreciaba mucho a los de mi perfil... le contesté que "no hace el hábito al monge" para indicar que aunque muchos curas no vistan de clergyman etc., pueden ser igualmente buenos curas. Entonces él me contestó esa parte que decís, al revés: "no lo hará, pero ayuda, ayuda!"
    • MCarmen Calderón Berrocal Aunqe pueda considerarse antiguo, a algunos curas les haría falta usarlo con mayor asiduidad, hay quien lo quiere todo y eso no puede ser, si se hace una elección no se puede tener también el mundo. Así que a lo hecho pecho. No basta con ser bueno hay que parecerlo; por contra, no hay que parecer una cosa que no se es. Esto en todos los aspectos de la vida. La persona debe saber lo que es. A mi me gusta ver, más que el envoltorio, lo que se ve a través de los ojos, que no tiene nada que ver con el envoltorio. Se ve el alma.
       
      A quien con poca o mucha ilustración le falla la conciencia, no se lo puede tildar de inocente, sino de todo lo contrario.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Derramar vino, buen destino...

"Derramar vino, buen destino; derramar sal, mala señal".

Este refrán posee -puede entenderse- una gran dosis de superstición, derramar vino (o champagne) es señal de abundancia, pues tiene vino y cava quien tiene abundancia, tiene un buen destino el poseedor de estos productos, y por lo tanto, se supone, aunque no debemos asegurar, ventura y prosperidad.
En cambio, al mencionar la sal, pensamos enseguida en un mal presagio porque en la antigua Roma, la sal era muy escasa y de ahí viene la palabra "salario", por esto, quienes derraman sal, derraman su dinero o fortuna.
La sal es un artículo de primera necesidad, quien la derrama, pierde algo básico, pues la sal sirve / servía para conservar alimentos, para dar sabor a las comidas, incluso como moneda de cambio...
El refrán en realidad no tiene un sentido de presagios sino descriptor de realidades. Quien derrama el vino es porque lo tiene, tiene abundancia para costear bebidas que no son de primera necesidad; en cam…

Reunión de pastores...

El refrán significa, en realidad, que donde un grupo con unos determinados intereses, se une frente a una individualidad o a un colectivo menos numeroso, acaba imponiéndose el primero al segundo por la fuerza, la solución de las "ovejas" para evitar la "muerte" es escaparse o ponerse a salvo; aunque algunos estudiosos del tema mobbing determina que hacer frente es la solución. 

En realidad el refranero nos ofrece claves sobre la vida que debemos escuchar, no solo oir, porque en refranes como estos está la explicación que llevan a estudiosos horas y horas de trabajo. 

Este refrán explica, por ejemplo, la complicidad que un grupo ofrece a un acosador o a un violento que manipula y siembra discordia; ante el que parece "más fuerte" (el hombre, el pastor, el violento) los demás congéneres se unen dejándose incluso seducir por sus actuaciones, participando del delito completamente, frente a otros, (ovejas, víctimas) individuos que son distintos al grupo en cuest…