Ir al contenido principal

La experiencia es la madre de la ciencia



Actualmente se hace caso omiso a este refrán y no será porque no es sabio.

Se están dando una generalizada discriminación al trabajador mayor de 45 años y no digamos si el trabajador supera esa edad; y si a eso se unen las modas, el problema se agrava porque tu titulación cambia de nombre o de tu titulación salen otras ramas nuevas que se hacen fuertes y lo que se demanda es la titulación con su nueva denominación; los que poseen la titulación antigua, al perecer, no tienen ya derecho a la vida. 



No se cuentan méritos en los concursos, se da preferencia a las nuevas titulaciones, se ningunea la experiencia en favor de la juventud, sin pensar que una persona que está en la mitad de los 40 tiene juventud, criterio, experiencia, sensatez y ha visto muchas cosas ya; es capaz de afrontar los problemas y decisiones profesionales con un criterio muy distinto a como lo haría una persona menor, aún con un buen CV, no hay que olvidar QUE LA EXPERIENCIA ES LA MADRE DE LA CIENCIA, es más sin experiencia no hay ciencia. 

A ESTO HAY QUE DARLE SOLUCIÓN. Hay que ponerse reivindicativos. 



Si para más inri eres mujer, peor que peor, piensan que estás casada y que en tu casa entra un sueldo. PERO, ¡¿Y SI ESTO NO ES ASÍ?!. De verdad tienen conciencia quienes están en las mesas de contratación, siguiendo las modas, y eligiendo a la gente joven antes que a los adultos jóvenes, incluso a los mayores. 

El CV debe contar íntegro y en justicia, no la moda política, porque eso ES UN CRIMEN. Es discriminación, es exclusión social, es quitarle el pan de la boca a una persona y darselo a otra que tiene infinitas posibilidades en oportunidades sucesivas, es desnudar a un santo y con su ropa vestir a otro. LAMENTABLE. Y lo más lamentable es que esto se hace desde las empresas privadas y desde las públicas, donde se maneja dinero privado y dinero público, o sea, en cualquier caso.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Derramar vino, buen destino...

"Derramar vino, buen destino; derramar sal, mala señal".

Este refrán posee -puede entenderse- una gran dosis de superstición, derramar vino (o champagne) es señal de abundancia, pues tiene vino y cava quien tiene abundancia, tiene un buen destino el poseedor de estos productos, y por lo tanto, se supone, aunque no debemos asegurar, ventura y prosperidad.
En cambio, al mencionar la sal, pensamos enseguida en un mal presagio porque en la antigua Roma, la sal era muy escasa y de ahí viene la palabra "salario", por esto, quienes derraman sal, derraman su dinero o fortuna.
La sal es un artículo de primera necesidad, quien la derrama, pierde algo básico, pues la sal sirve / servía para conservar alimentos, para dar sabor a las comidas, incluso como moneda de cambio...
El refrán en realidad no tiene un sentido de presagios sino descriptor de realidades. Quien derrama el vino es porque lo tiene, tiene abundancia para costear bebidas que no son de primera necesidad; en cam…

Gallina vieja, buen caldo

Se aplica este refrán a la persona de edad, de quien se espera sensatez y sabiduría fruto de la experiencia.

También quiere decir que aunque la mujer/hombre sea mayor, por su experiencia, en el amor y en la vida, resulta mejor compañía, con el símil de la gallina sería que "sabe mejor".

Las experiencias vividas a través de los años ayudan a comprender mejor las cosas. En general se aplica a la persona de edad, de quien se espera sensatez y sabiduría fruto de la experiencia.

Shoes.com
LOLShirts.com
Abr Electronics