Ir al contenido principal

De dos males, el menor





“De dos males, el menor”, es una máxima de Fedro. Se invita a elegir el camino menos malo para salir airoso en un recorrido o empeño.

Cayo Julio Fedro nace en Macedonia, hacia 20-15 a.C. y muere hacia el 50 d.C.. Fabulista latino de la época imperial y autor de cinco libros de fábulas en verso. Los datos que se conocen de él y de su biografía nos han llegado a través de su obra. Nació posiblemente en Pieria, según se lee en el prólogo al libro III, vv. 17-20, donde se muestra orgulloso de haber nacido en la tierra patria de las Musas, en el monte Pierio. 

Había recibido  una esmerada educación, aunque era esclavo; gran conocedor del latín aunque su lengua natal era el griego. Se estima quellegó a Roma siendo niño y allí entró a formar parte del grupo de esclavos de Augusto y con el tiempo se convertiría en liberto, lo que sabemos por su Codex Pithoeanus, del siglo IX, que lo presenta como "liberto de Augusto".


Shoes.com
LOLShirts.com
Abr Electronics



Comentarios

Entradas populares de este blog

Derramar vino, buen destino...

"Derramar vino, buen destino; derramar sal, mala señal".

Este refrán posee -puede entenderse- una gran dosis de superstición, derramar vino (o champagne) es señal de abundancia, pues tiene vino y cava quien tiene abundancia, tiene un buen destino el poseedor de estos productos, y por lo tanto, se supone, aunque no debemos asegurar, ventura y prosperidad.
En cambio, al mencionar la sal, pensamos enseguida en un mal presagio porque en la antigua Roma, la sal era muy escasa y de ahí viene la palabra "salario", por esto, quienes derraman sal, derraman su dinero o fortuna.
La sal es un artículo de primera necesidad, quien la derrama, pierde algo básico, pues la sal sirve / servía para conservar alimentos, para dar sabor a las comidas, incluso como moneda de cambio...
El refrán en realidad no tiene un sentido de presagios sino descriptor de realidades. Quien derrama el vino es porque lo tiene, tiene abundancia para costear bebidas que no son de primera necesidad; en cam…

Reunión de pastores...

El refrán significa, en realidad, que donde un grupo con unos determinados intereses, se une frente a una individualidad o a un colectivo menos numeroso, acaba imponiéndose el primero al segundo por la fuerza, la solución de las "ovejas" para evitar la "muerte" es escaparse o ponerse a salvo; aunque algunos estudiosos del tema mobbing determina que hacer frente es la solución. 

En realidad el refranero nos ofrece claves sobre la vida que debemos escuchar, no solo oir, porque en refranes como estos está la explicación que llevan a estudiosos horas y horas de trabajo. 

Este refrán explica, por ejemplo, la complicidad que un grupo ofrece a un acosador o a un violento que manipula y siembra discordia; ante el que parece "más fuerte" (el hombre, el pastor, el violento) los demás congéneres se unen dejándose incluso seducir por sus actuaciones, participando del delito completamente, frente a otros, (ovejas, víctimas) individuos que son distintos al grupo en cuest…