Ir al contenido principal

Los locos y los niños dicen la verdad

Los locos y los niños dicen la verdad, según el dicho popular, es decir, los inocentes, los limpios de corazón, las almas cristalinas, sin doble sentido y sin intencionalidad, que es lo que da poder a la palabra, la intención es lo que hace que una palabra valga una u otra cosa, el pensamiento aplicado a ella, porque la palabra es manifestación del pensamiento y su expresión.

La intencionalidad marca, actualiza, realiza; bendiciones y maldiciones existen y están al cabo del día, porque son el pensamiento materializado. Pero no todas las personas tienen la misma fuerza, la misma energía, no transmiten igual su pensamiento en forma de energía positiva o negativa; de todas formas la energía que se manda a voluntad, con el pensamiento, vuelve al sitio del que partió. 


Debería existir una educación siquiera básica al respecto, la sociedad ganaría bastante sabiendo la trascendencia de lo que se piensa y de lo que se actúa.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Derramar vino, buen destino...

"Derramar vino, buen destino; derramar sal, mala señal".

Este refrán posee -puede entenderse- una gran dosis de superstición, derramar vino (o champagne) es señal de abundancia, pues tiene vino y cava quien tiene abundancia, tiene un buen destino el poseedor de estos productos, y por lo tanto, se supone, aunque no debemos asegurar, ventura y prosperidad.
En cambio, al mencionar la sal, pensamos enseguida en un mal presagio porque en la antigua Roma, la sal era muy escasa y de ahí viene la palabra "salario", por esto, quienes derraman sal, derraman su dinero o fortuna.
La sal es un artículo de primera necesidad, quien la derrama, pierde algo básico, pues la sal sirve / servía para conservar alimentos, para dar sabor a las comidas, incluso como moneda de cambio...
El refrán en realidad no tiene un sentido de presagios sino descriptor de realidades. Quien derrama el vino es porque lo tiene, tiene abundancia para costear bebidas que no son de primera necesidad; en cam…

Gallina vieja, buen caldo

Se aplica este refrán a la persona de edad, de quien se espera sensatez y sabiduría fruto de la experiencia.

También quiere decir que aunque la mujer/hombre sea mayor, por su experiencia, en el amor y en la vida, resulta mejor compañía, con el símil de la gallina sería que "sabe mejor".

Las experiencias vividas a través de los años ayudan a comprender mejor las cosas. En general se aplica a la persona de edad, de quien se espera sensatez y sabiduría fruto de la experiencia.

Shoes.com
LOLShirts.com
Abr Electronics