Ir al contenido principal

Hasta el 40 de Mayo no te quites el sayo


Refrán muy antiguo como indica la terminología empleada. 

Se llamaba sayo a las túnicas holgadas, poco ceñidas o sin ceñir y a cierto tipo de casaca vasta larga abotonada que solían llevar los aldeanos en la antigüedad; se utiliza la palabra también como sinónimo de vestido.

El sayo bobo era un vestido estrecho todo él abotonado que llega hasta los pies y que usaban comúnmente los actores que hacían el papel cómico en los entremeses.

El sayo de armas era el confeccionado con tela acolchada para defender el cuerpo de los golpes y las heridas en caso de enfrentamiento.

El sayo vaquero era el que cubría todo el cuerpo y se atacaba por una abertura que tiene atrás en lo que sirve de jubón. Se utilizó mucho para los niños que lo llamaban simplemente vaquero.

El refrán viene a decirnos que por avanzado que esté Marzo y parezca que la climatología se asemeja a la estación estival, no debemos confundirnos y sí saber que a esta altura del año, el tiempo se hace voluble en ocasiones.

Acompañan a este refrán otros que de forma similar describen la climatología en los primeros meses del año, como: Marzo ventoso, Abril lluvioso; cuando Marzo marcea, Abril ventéa. 

De forma explícita se nos dice que no hay que confiarse y mantener la ropa de abrigo hasta el 9 de junio.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Derramar vino, buen destino...

"Derramar vino, buen destino; derramar sal, mala señal".

Este refrán posee -puede entenderse- una gran dosis de superstición, derramar vino (o champagne) es señal de abundancia, pues tiene vino y cava quien tiene abundancia, tiene un buen destino el poseedor de estos productos, y por lo tanto, se supone, aunque no debemos asegurar, ventura y prosperidad.
En cambio, al mencionar la sal, pensamos enseguida en un mal presagio porque en la antigua Roma, la sal era muy escasa y de ahí viene la palabra "salario", por esto, quienes derraman sal, derraman su dinero o fortuna.
La sal es un artículo de primera necesidad, quien la derrama, pierde algo básico, pues la sal sirve / servía para conservar alimentos, para dar sabor a las comidas, incluso como moneda de cambio...
El refrán en realidad no tiene un sentido de presagios sino descriptor de realidades. Quien derrama el vino es porque lo tiene, tiene abundancia para costear bebidas que no son de primera necesidad; en cam…

Reunión de pastores...

El refrán significa, en realidad, que donde un grupo con unos determinados intereses, se une frente a una individualidad o a un colectivo menos numeroso, acaba imponiéndose el primero al segundo por la fuerza, la solución de las "ovejas" para evitar la "muerte" es escaparse o ponerse a salvo; aunque algunos estudiosos del tema mobbing determina que hacer frente es la solución. 

En realidad el refranero nos ofrece claves sobre la vida que debemos escuchar, no solo oir, porque en refranes como estos está la explicación que llevan a estudiosos horas y horas de trabajo. 

Este refrán explica, por ejemplo, la complicidad que un grupo ofrece a un acosador o a un violento que manipula y siembra discordia; ante el que parece "más fuerte" (el hombre, el pastor, el violento) los demás congéneres se unen dejándose incluso seducir por sus actuaciones, participando del delito completamente, frente a otros, (ovejas, víctimas) individuos que son distintos al grupo en cuest…